Etiquetas

La burocracia española, que empieza siempre con un cabrón incompetente, perezoso, deshonesto y superfluo que luego llena su despacho con sus parientes incompetentes y los pone a todos a rellenar formularios absurdos, debe ser atacada en su raíz. Hay que destruir todos los impresos y registros.

Manual revisado del boy scout

Anuncios